Páginas vistas en total

En este blog comparto en primera persona cómo fue mi salida de España, qué me llevó a ello y como conseguí llegar a mi primer destino: Las Islas Maldivas. Tras un par de años de idas y venidas, mil aventuras y muchos sentimientos encontrados, mudarme a Australia se convierte en mi siguiente meta. Mi historia de amor y la superación a mí misma me llevan a concluir una maravillosa etapa en Sydney, y tras pasar por Singapur y España comienzo una nueva vida en Shanghai, China.

Esta es mi historia, es mi propia experiencia, y viajar por todo el mundo se ha convertido en mi día a día. En este blog narro viajes, aventuras y los itinerarios que he seguido, siempre elaborados por mi misma. Espero que os guste mi aventura por el mundo... y recuerda: ¡que no te lo cuenten!

Un poco de historia

El sitio donde vivo está compuesto por cinco pequeñas islas, nosotros le llamamos "La Laguna", se diferencia del océano por el color del agua, al estar el arena más cerca de la superficie, la laguna es de color turquesa, a causa del blanco del coral y el azul cristalino del agua del Océano Pacífico. De las cinco islas, tres son resorts, de diferentes categorías: Anantara Naladhu se construyó primero, en 1986, y pertenecía a otros dueños, los mismos que luego construyeron Anantara Veli. Ambos resorts estaban dirigidos por una empresa italiana, lo que hizo que el personal esté muy familiarizado con el italiano. En Naladhu solo había habitaciones alrededor de la playa y en Veli se encontraban los restaurantes y las habitaciones de los clientes las habían construido sobre el mar, los Over Water. Las islas se comunicaban con un puente, al igual que con Bushi, que es la tercera isla habitada, donde se encontraban viviendo todos los trabajadores. 

El 26 de diciembre de 2004, con el resort lleno de clientes que habían venido a pasar las navidades al paraíso tropical, Maldivas recibió un fortísimo y horrible tsunami con olas de casi dos metros que acabaron por inundar casi todo el país por completo. Cuando hablas con los locales acerca de aquella catástrofe, sus caras cambian por completo, les afecta muchísimo, murieron un total de 82 personas y 23 desaparecieron, además de que la mayoría sus hogares fueron destruidos sin piedad por la fuerza del mar. Y es que Maldivas, es el sitio mas bajo en el mundo, con 1.5 metros de altura sobre el nivel del mar. Este terremoto fue el segundo más grande de la historia con un 9.3 de magnitud en la escala de Richter, dicen que fue tan grande que hizo que todo el planeta vibrara. 

Fue entonces cuando la isla de Naladhu quedó destruida y los dueños del resort por aquel entonces no pudieron renovarla, por lo que solo funcionaba el resort de Veli, que no había sido afectado por el tsunami y los italianos decidieron poner a la venta su negocio. En un par de años, la empresa para la que hoy trabajo, se hizo con toda la laguna. Anantara pertenece al grupo Minor International y el dueño es canadiense, en este grupo tiene empresas como Burger King, Gap, Esprit, y un largo etcétera.  Desde Minor International se llegó a un acuerdo con el dueño de las islas, un señor maldivo que frecuenta bastante este lugar, amable y muy cercano. Anantara construiría un nuevo resort, haría de nuevo Naladhu y por supuesto se quedaría Veli. De manera que Anantara sería la única empresa que tendría tres resorts en la misma laguna, cosa que atraería muchísimos clientes que no se conforman sólo con venir a Maldivas, sino que además les gustaría poder tener opción de moverse.

De esta manera, las cinco islas de la laguna quedarían: Naladhu como resort de 6 estrellas con pocas habitaciones, el más lujoso y exclusivo sin duda; Dhigu sería el resort de lujo de 5 estrellas donde además de habitaciones en la playa y restaurantes también dispondría de suites sobre el mar para los más selectos; Veli pasaría a ser un resort de 4 estrellas donde todas las habitaciones serían sobre el mar, aunque más pequeñas y mas antiguas que en Dhigu; La isla de Fushi donde todos los trabajadores tendrían su alojamiento; y Gulifushi (en el mapa aparece como House Reef) la más pequeña de todas, sin una sola habitación, donde todos podrían ir a hacer esnórquel, tomar el sol y disfrutar de la tranquilidad de una isla aislada del complejo.



¿Por que cuento todo esto? Porque viviendo aquí me he dado cuenta de lo complicado que es la vida en las islas. Donde todo se importa y se fabrica, donde el factor "naturaleza" se sobrepone a cualquier religión, donde algo tan simple como pulsar un interruptor y que la luz se encienda, aquí parece milagroso, o al menos resulta admirable. No se hasta que punto es interesante esto que escribo, pero a mi personalmente me resulta fascinante. Por poner un ejemplo, en nuestro resort se queman diariamente 7.000 litros de diesel para generar la electricidad que se necesita para las cinco islas, y esto es un simple y único ejemplo de todo en lo que diariamente aquí se trabaja. 

Male, es la capital con más habitantes por metro cuadrado del mundo. Es una ciudad muy pequeña, y está protegida por un muro de tres metros que se tardó catorce años en construir. Este muro la protege de las mareas altas pero no de la amenaza del aumento del nivel del mar, lo que acabaría por dejar este pequeño paraíso bajo el Océano Índico, desapareciendo para siempre las Islas Maldivas. La barrera natural que protege a las islas del mar, son las de coral, por eso en Maldivas es tan importante que se cuiden, que se limpien, que se reimplanten todos aquellos que se rompan bien a manos del ser humano, animales o de los barcos, y por eso, el gobierno penaliza a todo aquel que saque incluso un minúsculo coral del país. Al igual que los hoteles no pueden construirse en más de un 20% del territorio. 

Un sitio maravilloso y especial donde los haya, donde la educación medioambiental es incluso más importante que las matemáticas o el inglés. Islas Maldivas... un paraíso del que muy poco se sabe.

Foto de Male:






Leer post anterior                     Leer siguiente post


No hay comentarios:

Publicar un comentario