Páginas vistas en total

En este blog comparto en primera persona cómo fue mi salida de España, qué me llevó a ello y como conseguí llegar a mi primer destino: Las Islas Maldivas. Tras un par de años de idas y venidas, mil aventuras y muchos sentimientos encontrados, mudarme a Australia se convierte en mi siguiente meta. Mi historia de amor y la superación a mí misma me llevan a concluir una maravillosa etapa en Sydney, y tras pasar por Singapur y España comienzo una nueva vida en Shanghai, China.

Esta es mi historia, es mi propia experiencia, y viajar por todo el mundo se ha convertido en mi día a día. En este blog narro viajes, aventuras y los itinerarios que he seguido, siempre elaborados por mi misma. Espero que os guste mi aventura por el mundo... y recuerda: ¡que no te lo cuenten!

Estudios y escapadas … Nielsen Park Beach

Mis días en Sydney pasaban volando, y mis mañanas de estudio las aprovechaba al máximo. Me encantaba estar estudiando Business en mi escuela porque cada semana tenía que entregar un proyecto acerca de cualquier negocio que se me ocurriera, de repercusión internacional y aquello me sirvió mucho para ampliar mis conocimientos. 

Lo que más me gustaba era que los viernes, mi clase se trasladaba a "The State Library of New South Sales", la biblioteca que teníamos junto a Hyde Park. En esta foto muestro la colección privada de Mitchell, todo súper organizado, limpio... con un ambiente perfecto. La segunda foto es de la Catedral St. Marys en Hyde Park.



El día 8 de Septiembre es el día de muchas patronas en España, entre ellas la de mi pueblo, Chipiona. Este coincidió con una fiesta que hacían unos amigos a la española en casa de uno de ellos, y mi amiga Natt y yo aprovechamos la oportunidad y decidimos ir. Después de trabajar me recogí el pelo y pinté los labios de color rojo, unos grandes pendientes… 

y ala! allí me presenté a lo andaluz… y pasamos un rato estupendo donde nos reímos, conocimos mucha gente y nos acercamos en cierta manera a nuestros hogares… estando tan lejos como estábamos. 

A los pocos días de aquella fiesta española, fuimos a cenar a casa de nuestra amiga Carolina, pues despedíamos a su queridísima amiga Luisa. Vivir fuera tiene sus ventajas y sus desventajas… pues conoces mucha gente, y haces amigos. En el caso de Luisa, me daba mucha pena pues es una niña muy linda, como Carol, y fue triste despedirse de ella, nunca sabré si la volveré a ver. 

Mi día a día transcurría sin altibajos, trabajo y estudios y alguna que otra escapada. El ambiente en casa era bueno, nos convertimos un grupo de amigos y la verdad es que disfrutaba mucho de la experiencia a pesar de que viviésemos 8 personas en aquella casa, y compartiese mi cuarto con otras 3 chicas más. Fue divertido, a pesar de no tener nada de intimidad en ningún momento del día. 

Una noche a las 4 de la mañana saltó una fuerte alarma en la casa que nos levantó a todos de un gran susto. Aquella voz no paraba de repetir que saliésemos del edificio y que no usásemos las escaleras. La voz cada vez sonaba mas fuerte y nosotros cada vez estábamos más asustados. En el salón nos vimos los 8 compañeros y los primeros en bajar nos llamaron para que nos quedásemos dentro de la casa, pues habían bloqueado las escaleras. Pasamos mucho miedo, y tengo que admitir que no fue ni agradable ni divertido. 

Había salido ardiendo el piso 38 de nuestro edificio y por suerte no pasó nada, ningún daño mayor. Una noche loca de la cual saco otra anécdota para contar. 

Al día siguiente salía con mi clase de excursión. Estaba muy cansada, pues apenas había dormido un par de horas. Era la primera excursión que hacíamos y me apetecía mucho, pues coincidiría de nuevo con mis amigos Pablo y Lucas, los que hicieron conmigo el examen de acceso. Me vestí y me fui hasta Circular Quay, donde me esperaban mis compañeros y mi profesora para coger un ferry hasta otra isla y andar hasta Nielsen Park Beach. El día era soleado, no hacía frío y éramos un montón de estudiantes… así que lo pasamos genial, aquí pongo algunas fotos. Fijaros como las playas tienen redes para que los tiburones no ataquen a los bañistas… increíble. 









Mis días en Australia llegaban a su fin, apenas me quedaban dos meses en aquel país y mi chico vendría a verme antes para viajar a Nueva Zelanda… tenía un mes más de clase y aquella aventura había acabado ¡Tenía que aprovecharlo al máximo!

El mes de septiembre fue una locura, pues tenía mucho trabajo y además estaba preparando los finales y los proyectos para mi escuela. Acababa a mediados de octubre y como mis estudios fueron mi objetivo número uno y la razón de venirme a Australia, me esforcé muchísimo para hacerlo lo mejor posible… 


Leer post anterior                                Siguiente post


No hay comentarios:

Publicar un comentario