Páginas vistas en total

En este blog comparto en primera persona cómo fue mi salida de España, qué me llevó a ello y como conseguí llegar a mi primer destino: Las Islas Maldivas. Tras un par de años de idas y venidas, mil aventuras y muchos sentimientos encontrados, mudarme a Australia se convierte en mi siguiente meta. Mi historia de amor y la superación a mí misma me llevan a concluir una maravillosa etapa en Sydney, y tras pasar por Singapur y España comienzo una nueva vida en Shanghai, China.

Esta es mi historia, es mi propia experiencia, y viajar por todo el mundo se ha convertido en mi día a día. En este blog narro viajes, aventuras y los itinerarios que he seguido, siempre elaborados por mi misma. Espero que os guste mi aventura por el mundo... y recuerda: ¡que no te lo cuenten!

De turismo en Sydney

Era la primera vez que Mike venía a Australia y teníamos pensado pasar unos días en Sydney, donde yo había vivido unos 6 meses mientras estudiaba y trabajaba y luego haríamos un viaje de dos semanas por toda la isla sur de Nueva Zelanda en autocaravana ¡estaba deseando!



Lo primero que hicimos fue ir paseando hasta el rincón que para mi mostraba las mejores vistas del Ópera House y del Harbour Bridge (El Puente de la Bahía de Sydney). Allí empecé a probar mi cámara nueva y Mike como no, a fotografiarme con la suya, pero lo pasamos bien. 

Dejo aquí algunas fotos de todo el paseo, pues vimos lo más emblemático de la zona antes de irnos a cenar que teníamos preparada fiesta con algunas de mis amigas, incluida mi ex jefa y su chico. Me apetecía mucho que por fin conocieran a Mike. 

Harbour Bridge

Opera House




Aquella noche cenamos en el restaurante mexicano porque a Mike como a mi, le encanta esta comida… esperamos a que mis amigas acabaran de trabajar y nos fuimos a bailar a la zona de King Cross. A mi personalmente no me gusta nada esta zona para salir, pero nos limitamos a ir a donde el resto elegía, pues al fin y al cabo, era nuestra despedida con mis amigos. 

La zona de King Cross es famosa por la fiesta, y hay muchos lugares de todo tipo para beber y bailar. Si algo abunda en esta zona son las prostitutas, sus chulos, venta de droga y peleas… y por supuesto a todo esto lo acompañan sus respectivos equipos de seguridad, oficiales y no oficiales. Así que os invito a dar rienda suelta a vuestra imaginación para visualizar lo que puede ser una noche de fiesta en King Cross de Sydney. 

Dicho lo cual, nosotros entramos en un sitio donde ponían música negra, el ambiente era relajado, y aunque hacía demasiado calor, bailamos y bebimos sin ningún percance. Las bebidas en Sydney como casi todo, es caro. Los chupitos salen a unos 15€ al cambio y las copas pues entre 20 y 25€ depende de lo que se pida. Por suerte nosotros habíamos bebido bastante margarita durante la cena y no gastamos gran cosa luego de fiesta. 

Como íbamos con Mike que es un chico grande, cuando nuestros amigos franceses se marcharon, nosotros caminamos hasta Town Hall para que Carolina cogiese un taxi hasta su casa y seguimos caminando hasta nuestro apartamento al final de Kent Street, unos 3kms para que se nos pasara un poco la borrachera. ¡Caímos rendidos!

Al siguiente día con la resaca nos fuimos a tomarnos un gran desayuno en una cafetería cerca del edificio "Queen Victoria". Si hay algo que destacaría de los australianos es lo bien que saben desayunar … caro, pero exquisito. Unos 15€ por desayuno pero sin duda los mejores de toda mi vida.

Con las pilas cargadas fuimos a hacer el recorrido por las playas que yo había hecho días antes y que me había encantado. Cogimos un autobús desde Hyde Park hasta Bondi Beach y allí empezamos nuestra ruta, os dejo un par de fotos de este día, pero podéis ver el post completo que escribí sobre esta maravillosa ruta aquí, ya que es un paseo muy agradable con preciosas vistas que merece la pena hacer cuando estéis en Sydney. 



Y después de este paseo por las playas, nos tomamos unas famosas "Fish&Chips"y cogimos un autobús hacia el centro de Sydney, donde visitamos Hyde Park y la catedral que se encuentra en el parque, y caminamos por El jardín Botánico. Estos jardines son enormes y están súper bien cuidados, la gente hace picnics con amigos y es genial para practicar actividades al aire libre. Los jardines también ofrecen vistas de "Ópera House" y "Harbour Bridge" que sin duda merecen la pena. 

Hicimos una parada en las numerosas terrazas junto a "Ópera House" para tomarnos unas cervezas antes de volver a nuestro apartamento y salir a cenar. En esta zona siempre hay gente, el ambiente es maravilloso. 

St. James de fondo, en Hyde Park
St. James en Hyde Park

Opera House desde Los Jardines Botánicos
Terrazas bajo Opera House
Y después de cenar en uno de mis sitios favoritos, tomarnos unas copas en Shark Hotel y preparar nuestro equipaje, al día siguiente por la mañana muy temprano hicimos check out en nuestro apartamento junto a Circular Quay, por el que habíamos pagado unos 120€ al cambio por noche, y que por zona y prestaciones habíamos quedado súper contentos.

Cogimos un taxi sobre las 6am camino del aeropuerto de Sydney, rumbo…. ¡NUEVA ZELANDA! Nuestra siguiente aventura iba a ser sin duda uno de los grandes viajes de nuestra vida… os lo contaré todo en el siguiente post. 




Leer post anterior                         Leer siguiente post

No hay comentarios:

Publicar un comentario