Páginas vistas en total

En este blog comparto en primera persona cómo fue mi salida de España, qué me llevó a ello y como conseguí llegar a mi primer destino: Las Islas Maldivas. Tras un par de años de idas y venidas, mil aventuras y muchos sentimientos encontrados, mudarme a Australia se convierte en mi siguiente meta. Mi historia de amor y la superación a mí misma me llevan a concluir una maravillosa etapa en Sydney, y tras pasar por Singapur y España comienzo una nueva vida en Shanghai, China.

Esta es mi historia, es mi propia experiencia, y viajar por todo el mundo se ha convertido en mi día a día. En este blog narro viajes, aventuras y los itinerarios que he seguido, siempre elaborados por mi misma. Espero que os guste mi aventura por el mundo... y recuerda: ¡que no te lo cuenten!

Dormir y comer en Cairns, Australia + Sol... "The explanade"

Al día siguiente nos levantamos muy pronto a pesar del cansancio y la dueña de la casa ¡estaba allí! La verdad es que nos mataba la curiosidad por saber como era, y efectivamente era una mujer de unos cuarenta y pocos años, madre soltera, vive la vida y obviamente bastante dejada. 

Nos dio la bienvenida como si nada pasase, claro está y nosotros ya salimos del cuarto con las maletas hechas y dispuestas a abandonar la casa. Le contamos la experiencia con los taxis, y la gente de la zona, y estábamos bastante decepcionadas y asustadas. Ella se extrañó mucho y llamó a la compañía de taxis para denunciar el caso… dice que nos consiguió un bono del 50% en el siguiente uso pero nosotros por tal de no volver allí, ni lo recogimos. Se le notaba preocupada pero a decir verdad, ya nos daba igual. Lo habíamos solucionado por nuestra cuenta y ella nos cobró dos noches, en vez de 3… tampoco es que fuera gran cosa, pero al menos cubrió parte de los taxis que cogimos por todo el lío. 

Ella misma nos acercó a la ciudad. Su coche era exactamente como ella: ¡un desastre! Sucio, lleno de cosas por todos lados, desordenado, viejo, roto… olía mal… no veíamos la hora de decirle adiós a aquella mujer y todo lo que le rodeaba. 


Nos dejó en la misma puerta del hostal Gilligan´s, donde teníamos reservadas las camas para las siguientes noches. Aquello iba a ser toda una experiencia, la primera vez que Carol y yo dormíamos en una habitación compartida con otras 4 personas.

¡Allá vamos!



Al llegar al sitio había una cola infinita… llena de gente joven, desde todos los rincones del mundo. Esperamos e hicimos check-in en nuestra habitación compartida con 4 chicas más, por cada cama pagamos 22€ la noche. 

Para llegar a la habitación pasamos una zona común con sofás, cocina, taquillas, mini frigoríficos individuales… ¡súper bien organizado! y gente por todos lados a su bola. 
Nuestra habitación estaba limpia y aparentemente ordenada. No pudimos elegir las dos camas en la misma litera ya que estaban ocupadas, así que Carol cogió la cama de abajo y yo la de arriba de literas diferentes. Había sábanas limpias y una almohada, pero no toallas. Por suerte Carol tenía 2, pensando en playa y ducha… así que me cedió una. El baño igualmente estaba limpio y todo parecía bastante nuevo. De momento ¡aquello nos gustaba! y el ambiente era genial… Gilligan´s había sido sin duda una buena elección para nuestra primera experiencia como backpackers. 

Nuestras compañeras de habitación eran 4 chicas europeas que se pasaron toda la estancia entrando y saliendo con unos chicos que dormían en otra habitación. Eran majas… adolescentes, pero majas. El ambiente la verdad es que era estupendo. Nuestra habitación tenía terraza con mesa y sillas y desde la cual se accedía a las demás terrazas, por lo que daba bastante juego. 

Hicimos un poco de recorrido por las instalaciones y empezamos a alucinar, ¡aquello era como un resort para jóvenes! daban comida gratis (aunque probamos un día y no nos gustó en absoluto), está bien para aquellos que quieran ahorrar al máximo, Australia es un país caro de narices. 

Había una piscina súper chula rodeada de hamacas para tomar el sol y el bar justo al lado, donde tenían música en directo, pantallas gigantes con diferentes deportes proyectados desde todos los rincones del planeta y…. ¡DJ! Se debían formar unas fiestas importantes en este lugar… sin duda esto iba a ser toda una experiencia con la que no contábamos en absoluto. Nuestro propósito de ir a Cairns era bucear la barrera de coral, disfrutar de playa y sol y desconectar…. pasar unas mini vacaciones juntas antes de irnos del continente Australiano, ya que Carol también se iría poco después que yo. 

Aquí os dejo un video que los de Gilligan´s tienen colgado en su web. Nosotros no llegamos a estar en ninguna macro fiesta, pero disfrutamos de todo lo demás, y nos encantó. Altamente recomendable si vais al norte de Australia, a este paraíso tropical. 


Después del descubrimiento de Gilligan´s nos fuimos a desayunar justo en frente, una cafetería sencilla pero con riquísimos desayunos, como en Australia suelen ser. Cada desayuno nos costó más o menos 15€ al cambio y ¡lo disfrutamos muchísimo!

De ahí nos fuimos a "The explanade" la zona de piscinas artificiales de la que nos habían hablado maravillas. Fue ahí donde decidimos ponernos en bikini, hidratarnos con zumos de sandía granizados y tomar el sol entre baño y baño. Un día de risas continuas y buenos momentos en definitiva. 







Leer post anterior                        Leer siguiente post



2 comentarios:

  1. Genial tu blog Sandra! Me lo he leído del tirón. He llegado a él tratando de sofocar mi depresión postvacacional tras estar una semana en Maldivas. Llevo un par de años viviendo en Moscú, Rusia, así que comprendo perfectamente tus aventuras/desventuras como expatriada. Sigue escribiendo, que lo haces muy bien. :)

    ResponderEliminar
  2. Wow!!! Uno de mis destinos pendientes es Moscú! a ver cuando puedo ir... gracias por tu mensaje y tus palabras y seguimos en contacto, ¡seguro que sacamos algo interesante!

    Un abrazo, me alegro que te guste lo que escribo :p

    ResponderEliminar