Páginas vistas en total

En este blog comparto en primera persona cómo fue mi salida de España, qué me llevó a ello y como conseguí llegar a mi primer destino: Las Islas Maldivas. Tras un par de años de idas y venidas, mil aventuras y muchos sentimientos encontrados, mudarme a Australia se convierte en mi siguiente meta. Mi historia de amor y la superación a mí misma me llevan a concluir una maravillosa etapa en Sydney, y tras pasar por Singapur y España comienzo una nueva vida en Shanghai, China.

Esta es mi historia, es mi propia experiencia, y viajar por todo el mundo se ha convertido en mi día a día. En este blog narro viajes, aventuras y los itinerarios que he seguido, siempre elaborados por mi misma. Espero que os guste mi aventura por el mundo... y recuerda: ¡que no te lo cuenten!

Escapada a Brisbane "Surfers Paradise"


Mientras el dilema de donde iba a dormir en mi estancia en Sydney, se resolvía, yo seguía descubriendo la ciudad, explorando cada rincón y disfrutando del tiempo libre que tenía, a sabiendas que era limitado. 

Natt (mi amiga de Madrid), Carol (mi amiga de Medellín, Colombia) y yo, nos hicimos casi inseparables. Me encantaba el grupito que habíamos formado y nos reíamos mucho, lo que ayudó a llevar con alegría la tensa situación en la que me encontraba. 

Teníamos el viaje a Brisbane a la vuelta de la esquina, así que en nuestras continuadas quedadas preparábamos todo mientras nos tomábamos algún que otro capricho. 

Aquí pongo foto de mi debilidad en Sydney, "Pancakes on the Rocks", aún se me saltan las lágrimas cuando pienso en el sabor tan delicioso de aquellas merendolas junto al puerto marítimo de Sydney. 



1 de Agosto.... y Mike empieza un juego tonto en nuestras redes sociales que inconscientemente acabó involucrando a parte de nuestros amigos y familia. La cuenta atrás hasta el día en el que nos volvíamos a ver, empezó por 99 días y con positivismo. 
Nunca he sido amiga de las relaciones a distancia, de hecho no las he entendido jamás... pero con Mike, simplemente fue así, ninguno lo elegimos, no fue una decisión que tomamos, simplemente éramos pareja y no podíamos estar físicamente juntos, aquello era temporal y los dos lo sabíamos. 

Muchos me preguntaron si es difícil, otros dudaban de nuestra lealtad, otros directamente se reían... y yo, en la postura que me caracteriza, ni caso a las opiniones ajenas. Lo cierto es que no es fácil, pero tampoco es de las cosas más duras que se viven en esta vida. Hablábamos cada día constantemente, nos contábamos todo y confiábamos el uno en el otro, así de sencillo. Aunque tengo que reconocer que a medida que se iba acercando el día se hacía más difícil la espera y que hubo algunos momentos muy complicados. 

2 de Agosto, ¡día en que nos vamos de viaje! Llevábamos poco equipaje, pues eran pocas noches, así que no teníamos que facturar maletas en el aeropuerto... Natt y yo nos fuimos primero y estuvimos investigando todo en el aeropuerto doméstico de Sydney, que tengo que decir que está genial. Fue aquí donde me compré otra de las "bolas" que forman mi pulsera de PANDORA. 


Esta vez elegí 3 libros que simbolizaban lo que había venido a hacer a Australia, y teniendo en cuenta que mi pulsera llevaría una bolita de cada país que visitaba desde que la compré en Malasia, me pareció una idea genial. 


Entre ropa interior de Victoria Secret, maquillajes de MAC y golosinas varias de Belros, mi amiga y yo nos pasamos casi 2 horas entretenidas antes de volar a Brisbane, donde nos esperaba la tercera parte del grupo, Carolina. 

Como nos habíamos preparado genial el viaje, sabíamos que número de autobús nos dejaba cerca de la casa que habíamos alquilado. En principio este viaje era sólo para 2, y luego fuimos 3... pero como ya no encontramos una casa tan chula como la que habíamos reservado, pues decidimos hacer trampa y esconder a la tercera chica. ¡Fue súper divertido!

Primero entramos Natt y yo, el edificio era nuevo y estaba todo controlado por dispositivos electrónicos, todo tecnología. Nos recibió un chico de unos 45 años, alto y muy bien conservado. Ojos grandes y azules, una amplia sonrisa y una rebosante amabilidad. ¡Me encanta el carácter de los australianos! En seguida nos enseñó nuestra habitación y empezamos a cambiarnos rápidamente, pues no podíamos olvidar q Carol estaba abajo esperando para ir a cenar y tomar algo. Teníamos toallas limpias, y geles individuales en la cama, todo un detalle. Y ¡la cama era enorme! todo estaba saliendo genial.


Después de cenar fuimos a Melba´s Night CLub, un sitio que encontramos cerca de la playa, siguiendo a la gente y que parecía estar bastante animado. No paramos de reirnos en toda la noche, fue fantástico. En el club había un concurso de belleza, y además regalaban pizza, lo sé, no tiene sentido ninguno, pero así fue. Uno de los momentos más surrealistas fue cuando vinieron unos chicos a nuestra mesa a compartir la pizza, unas cervezas y a comentar a las concursantes aspirantes a Miss algo. ¡Me sentí totalmente como un chico!





Entre risas, brindis y un no parar de conocer gente y cambios de club continuamente, se nos fue la noche volando. Lo habíamos pasado francamente bien, y al final acabamos con un piloto de avión español y toda su tropa tomando copas y bailando en un sitio bastante raro, ya que las peleas eran frecuentes y la gente estaba bastante en tensión, decidimos irnos. 

Las tres amigas agarradas, andando por una calle iluminada, riéndonos sin parar y planeando el día siguiente... aún tengo la imagen en mi retina... y no puedo parar de reírme. Nos llama un chico, que parece perdido, aunque no mucho más que nosotras. Un chico joven, atractivo y muy muy simpático... empieza a bromear con nosotras... que al estar perdido, se quería unir a nuestro grupo. No siendo muy amigas de darle bola a chicos que aparentemente quieren ligar, fuimos más bordes que simpáticas y lo esquivábamos para continuar con nuestro camino. ¿El resultado? Aún comentamos entre nosotras, que lo mejor de la noche fue cuando conocimos a Jay Jay... jajaja ese es su nombre artístico, y resulta que el chico era un humorista no sabemos si muy conocido o no, pero aquello puso el broche de oro a una noche que ya había sido maravillosa. 



Entramos en la casa en silencio y nos acostamos las 3 en la cama grande y dormimos como princesas. Lo realmente impresionante fue a la mañana siguiente cuando nos despertamos y descubrimos las vistas desde la terraza de la casa. La zona donde nos alojamos aquella noche, se llama "Surfers Paradise" y es todo verde y azul... espectacular. 

Carol salió a hurtadillas de la casa mientras el dueño nos preparaba café... pasamos momentos de tensión para que no descubriera nuestra mentira, pero al mismo tiempo nos divertimos mucho. Incluso a la hora de la ducha se metió conmigo en el baño y sin cerrar el grifo, se duchó primero una y luego la otra, de aquella manera, parecería que yo había tomado una ducha larga. Lo que nos pudimos reír. 



Le dijimos al casero que venía una amiga a visitarnos y Carol llamó a la puerta... y volvió a subir como si viniera de la calle a recogernos y nos ayudaba a bajar maletas, que era la suya, claro está. La verdad es que el chico fue muy amable y nos trató súper bien en todo momento... Luego nos sentimos mal por haberle engañado, pero ya era tarde... 

Os dejo con las fotos que nos hicimos en la terraza de la casa antes de salir a desayunar y explorar este precioso lugar: "Surfers Paradise", altamente recomendado. 







































Leer post anterior                    Leer siguiente post


Continuará... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario