Páginas vistas en total

En este blog comparto en primera persona cómo fue mi salida de España, qué me llevó a ello y como conseguí llegar a mi primer destino: Las Islas Maldivas. Tras un par de años de idas y venidas, mil aventuras y muchos sentimientos encontrados, mudarme a Australia se convierte en mi siguiente meta. Mi historia de amor y la superación a mí misma me llevan a concluir una maravillosa etapa en Sydney, y tras pasar por Singapur y España comienzo una nueva vida en Shanghai, China.

Esta es mi historia, es mi propia experiencia, y viajar por todo el mundo se ha convertido en mi día a día. En este blog narro viajes, aventuras y los itinerarios que he seguido, siempre elaborados por mi misma. Espero que os guste mi aventura por el mundo... y recuerda: ¡que no te lo cuenten!

Estudiar,trabajar y vivir en Australia (Parte I)

Aquella noche después de hacer la entrevista y cenar con Natt un bocata en un bar, dimos un paseo hasta su casa. Ella había hablado con sus compañeras y no habían puesto ningún problema porque yo me quedara allí las 2 o 3 noches en las que yo no tenía lugar para dormir, hasta que nos fuésemos de viaje y yo pudiese volver a casa de Sharon.

Sinceramente, no me encontraba bien. Las chicas hicieron todo lo posible por hacerme sentir como en casa y que no había ningún problema. Ellas eran brasileñas, y dos de ellas hablaban español, unas chicas muy divertidas y graciosas, la verdad es que me facilitaron mucho las cosas.

Ahora bien, para poneros en situación tengo que decir que el alquiler de vivienda en Australia es un mundo. Los precios son tan elevados que obliga a los jóvenes a vivir en apartamentos compartidos con 8, 12 incluso 25 personas! En este caso, las 4 chicas compartían una habitación con baño y en el otro dormitorio vivían 4 chicos. A esto le añadimos otras 2 personas que vivían en el salón... y echarle imaginación. Los precios oscilan entre 200 y 300 Euros como mínimo por semana, cada persona, dependiendo de las condiciones. Hablando en este caso, del centro de la ciudad, que al final con lo que cuesta el transporte público, si trabajas o estudias en el centro, la mejor opción es vivir en el centro.

Los suelos de las casas normalmente tienen moqueta, debido al frío del invierno, pero viviendo tanta gente como viven en estas casas, no es nada limpio. Si, efectivamente ahí es donde me volvió tocar dormir, en el suelo. Y es que aunque las chicas me ofrecieran su casa, no había más espacio físico que el trozo de moqueta que quedaba libre entre las dos literas. Camila, una de las brasileñas, me prestó su saco de dormir y allí me metí con mi móvil para escribirle a Mike como había ido mi día antes de dormirme, ya que la diferencia horaria entre Australia y Singapur (donde él vive) no nos daba mucho tiempo para hablar.

Mientras le escribía, me vinieron unas ganas tremendas de llorar... empecé a sentirme fatal porque veía que mis planes de venirme a Australia a estudiar y buscar trabajo, no era lo que yo pensaba, y encontrarme allí, durmiendo en el suelo por segunda noche consecutiva, no ayudaba en absoluto. Decidí apartar cualquier pensamiento triste que me desanimara o me quitara fuerzas para seguir y me esforcé mucho por intentar dormirme. Pero entonces, el "jefe" de la casa, el que lleva la gestión de los alquileres de unos y otros, entró en la habitación y me vio en el suelo... por lo que empezó a gritarle a las chicas que eran unas mentirosas y que tenían que haberle avisado. Me dijo que aquella noche me dejaría dormir allí, y me dio un colchón pequeño, cosa que agradecí muchísimo, pero al día siguiente no podía quedarme, por lo que tenía que reservar un hotel y buscar desesperadamente una casa donde poder vivir. Fue una noche movidita, en la que por razones obvias, no pegué ojo. Cada una se despierta o llega a una hora diferente, y yo estaba en el paso de las 4 camas... mejor no entrar en detalles.

Al día siguiente me fui a clase. Por la prueba de nivel que hice me aceptaron en EAPC-Business y me propuse pasar de nivel para exigirme más y aprovechar al máximo la experiencia y mi estancia en Australia. Así que me informé de como era esa prueba, me puse una fecha límite y empecé a estudiar como nadie para poder pasar cuanto antes al siguiente nivel. Mi profesora era rusa, y mis compañeros de todas partes del mundo, había coreanos, chinos, turcos, tailandeses, colombianos y un largo etc. La verdad es que el ambiente era bueno, la dinámica de la clase era divertida y como en todos lados, siempre es uno mismo el que decide si ser activo o pasivo. Yo decidí ser una de las estudiantes más activas, por lo que disfruté mucho del curso. 

Por la tarde me quedé en la sala de estudio para utilizar los ordenadores y poder reservar un hotel donde dormir aquella noche. Pasando por alto la posibilidad de dormir en un backpacker (habitaciones de 6, 10 o 24 camas pudiendo ser mixto o separado por sexos), la mejor opción que encontré ajustándose a mi bolsillo, fue el hotel Aarons Sydney, en el que pagué 200€ por dormir 3 noches. Un hotel cerca de mi escuela, que aunque era muy sencillo, me permitiría dormir en una cama y poder descansar al menos por unos días.  El personal no era muy amable, ni la habitación tenía calefacción con el frío que hacía, pero estaba limpio y no había ruido que me impidiese dormir. Aquí os dejo una foto de la habitación. 


Aarons Sydney Hotel

Como mi amiga Natt había discutido con el "jefe" de su casa y la situación se había vuelto incómoda para ella también, se vino a dormir conmigo al hotel, cosa que agradecí, pues así no estaba sola, no me encontraba precisamente muy animada. Aquella semana antes de irnos de viaje a Brisbane, Natt y yo tuvimos que hacer nuestros currículum al estilo de Australia, para ello nos ayudaron en Info Planet, la agencia con la que ambas gestionamos muchas cosas y nos estaba resultando de tanta ayuda allí. 

Yo hasta me decidí a hacer un cursillo que ellos impartían de manera gratuita para aprender a "ser camareros" jajaja o al menos a pasar la primera prueba y tener opción a que te contraten. Cosas sencillas que para quienes nunca antes hemos trabajado como camareros, nos venía como anillo al dedo. Necesitaba trabajo, y como de lo que yo quería, que era cuidar niños, no me salía nada, me había propuesto que al volver de nuestras mini vacaciones, buscaría trabajo como camarera. También intentaría buscar trabajo en hoteles de lujo y continuar lo que hacía en Maldivas, pero como en Sydney recién empezaba el invierno, era mala época para ello. Al volver de nuestro viaje me pondría manos a la obra.

En aquellos días descubrimos el "Spanish Club", mi sitio favorito de Sydney. Comida española, música española, lugar donde se reunían españoles y traían a sus amigos de todas partes del mundo. En definitiva, un lugar donde sentirse como en casa. 

Natt, Carolina y yo en el Spanish Club de Sydney


















Tomar un vino blanco, escuchar flamenquito, escuchar música con letra en español, hablar en nuestro idioma, tomar unas tapas o incluso bailar nuestra música, es lo que se hace en este lugar. A mí personalmente el Spanish Club me encanta... y siempre conocíamos a gente nueva. Ojalá hubiese podido ir más veces. 

En Sydney siempre se hacen eventos, siempre hay alguna fiesta o feria de algo... y durante aquellos días tenía lugar el "Aroma Festival", una feria donde podíamos probar los mejores cafés, chocolates, dulces, golosinas y otros placeres culinarios de esta tierra. Nos fuimos las 3 chicas, a cual más golosa, y allí entre tanto dulce y tanto capricho, nos volvimos locas, disfrutamos muchísimo de todo aquello, haciéndonos fotos y probando lo que podíamos, pues como todo en Australia, los precios que tenían se elevaban hasta las nubes.







Leer siguiente post                   Leer siguiente post




4 comentarios:

  1. Un día casualmente encontre tu blog, leí todas las entradas como si de un libro se tratase (tienes una gran habilidad para la narrativa) y la verdad es que me enganché a tu historia y de vez en cuando me doy un paseo por aquí para ver omo te trata la vida. Suerte, ánimo y un saludo. Suso desde Málaga

    ResponderEliminar
  2. Hola Suso! Muchas gracias por tu apoyo y por el ánimo. Me alegro que te guste lo que escribo, como dices, no es más que mi historia... Un saludo y bonita tierra!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola!! Me encanta tu blog!! Lo descubrí ayer por casualidad y me tienen enganchada!! Asia siempre me ha llamado mucho la atención y el que subas las fotos de tus viajes junto con lo bien que te expresas hace que tenga ganas de coger la maleta y me mude allí. Espero que sigas subiendo más entradas y que te vaya todo muy bien que te lo mereces. Carlota

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por tus palabras Carlota! Y ya sabes, si te apetece viajar, hazlo! Si necesitas algún consejo, no dudes en preguntarme. Un abrazo desde Shanghai

    ResponderEliminar