Páginas vistas en total

En este blog comparto en primera persona cómo fue mi salida de España, qué me llevó a ello y como conseguí llegar a mi primer destino: Las Islas Maldivas. Tras un par de años de idas y venidas, mil aventuras y muchos sentimientos encontrados, mudarme a Australia se convierte en mi siguiente meta. Mi historia de amor y la superación a mí misma me llevan a concluir una maravillosa etapa en Sydney, y tras pasar por Singapur y España comienzo una nueva vida en Shanghai, China.

Esta es mi historia, es mi propia experiencia, y viajar por todo el mundo se ha convertido en mi día a día. En este blog narro viajes, aventuras y los itinerarios que he seguido, siempre elaborados por mi misma. Espero que os guste mi aventura por el mundo... y recuerda: ¡que no te lo cuenten!

Nueva Zelanda (Parte III)

Amanecimos en un camping lleno de otros viajeros que desayunaban al aire libre, se lavaban los dientes fuera del cuarto de baño y rodeada como siempre de la bellísima naturaleza que caracteriza Nueva Zelanda. 

Mientras me duchaba y lavaba el pelo pensaba en lo increíble que es toda esta experiencia: allí estaba yo, en una ducha que consistía en un cubículo de madera, intentando lavarme la cabeza con agua helada y respirar a la vez… pero me sentía viva, me sentía bien, me sentía libre y feliz. 

Fui a avisar a Mike de que ya estaba lista y podíamos continuar nuestro viaje y esto fue lo que encontré: jugando a lanzar piedras en un lago. 




Condujimos hasta "Franz Josef Glacier" unos 180 kilómetros con mucha lluvia, así que como era de esperar, no pudimos subir a los glaciares. Nos paramos y aparcamos la autocaravana, empezamos el recorrido pero fue imposible ya que además el viento soplaba con mucha fuerza. ¡Increíble como había empeorado el tiempo en cuestión de una hora! 

Seguimos el camino hasta Queenstown, donde aprovechamos para mandar toda la documentación que faltaba para mi visa de turista australiana, ya que no teníamos internet en ningún sitio fuera de los pueblos. 

Desayunamos en un precioso restaurante con una pequeña barbacoa en las mesas, y aunque el tiempo no acompañaba, el paisaje seguía siendo impresionante. 


 Fotos de Queenstown:



Antes de llegar a este pueblo visitamos "Blue pools" (piscinas azules) y el Lago Mapourika, el lago más espectacular que he visto. Como siempre estuvimos haciendo muchas fotos… ¡precioso! Aprovechamos para comer unos sandwiches en nuestra casa con ruedas y seguir recorriendo paisajes sin parar. 










Llegamos casi tarde a nuestra cita en el Restaurante Skyline de Queenstown. Mike había reservado con un par de meses de antelación, pues es el único restaurante con vistas de la zona y se encuentra en la cima de una montaña. Teníamos que subir en teleférico, y aunque dan un espectáculo, nosotros no llegamos a tiempo y empezamos la cena buffet directamente después de tomarnos una botella de vino blanco admirando el paisaje. 

La botella nos costó al cambio unos 22€ y la cena, por persona fueron unos 45€ todo lo que quisiéramos comer, excepto bebidas. En el buffet había de todo, y estaba muy bien preparado. 







Al acabar la cena y volver a bajar en teleférico, veníamos hablando de que éstas son experiencias únicas que tenemos la suerte de estar viviendo. 

Llegamos a nuestra casita con ruedas, pusimos a cargar todos nuestros aparatos electrónicos y después de hablar un rato y comentar todo esto, nos fuimos a dormir pasada la media noche. 


Leer post anterior                                 Ir al siguiente post




No hay comentarios:

Publicar un comentario