Páginas vistas en total

En este blog comparto en primera persona cómo fue mi salida de España, qué me llevó a ello y como conseguí llegar a mi primer destino: Las Islas Maldivas. Tras un par de años de idas y venidas, mil aventuras y muchos sentimientos encontrados, mudarme a Australia se convierte en mi siguiente meta. Mi historia de amor y la superación a mí misma me llevan a concluir una maravillosa etapa en Sydney, y tras pasar por Singapur y España comienzo una nueva vida en Shanghai, China.

Esta es mi historia, es mi propia experiencia, y viajar por todo el mundo se ha convertido en mi día a día. En este blog narro viajes, aventuras y los itinerarios que he seguido, siempre elaborados por mi misma. Espero que os guste mi aventura por el mundo... y recuerda: ¡que no te lo cuenten!

Buceo en la Gran Barrera de Coral, Cairns (Australia)

Se dice que la Gran Barrera de Coral es tan grande que se puede ver desde el espacio sideral, siendo la única cosa viva que se puede admirar desde tal distancia. Es más grande que la Gran Muralla China midiendo unos 3.000 kilómetros sobre la costa de Queensland y es aquí donde las ballenas jorobadas que migran desde la Antártica se reproducen. En la Gran Barrera de Coral viven muchas especies en extinción, como la tortuga de mar verde. 

Tengo que admitir que como buzo profesional, estaba a punto de hacer realidad uno de mis sueños,  bucear esta maravilla de la naturaleza, que además es Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Habíamos elegido la empresa Tusa 6 para hacer salir a bucear ya que tienen 25 años de experiencia en esto y nos dio mucha confianza desde el principio. 

Para Carol era su primera vez, así que contrató introducción al buceo y 2 inmersiones con un profesor, por lo que pagó unos 210€ al cambio. En mi caso al ser "Advance Open Water" no requería de instructor, y pagué unos 180€ por 3 inmersiones incluyendo tanto en su caso como en el mío, seguros y equipos completos de buceo, más por supuesto todos los servicios del barco. 

Llegamos por la mañana al puerto y el barco nos pareció precioso, 24 metros para 120 pasajeros, aunque ellos nunca navegan con más de 60, así es mucho más cómodo para todos teniendo en cuenta los equipos. En ningún momento nos sentimos con demasiada gente, estaba todo muy bien organizado.

El grupo de Carol era el más grande, y había varios instructores para ellos. Ocuparon la planta baja del barco y nosotros nos fuimos a la parte de arriba, donde rellenamos unos formularios y nos explicaron la zona donde iríamos a bucear. Además de estos dos grupos había otro para los que tenían el certificado básico y tenían nociones de buceo, por lo que aunque vayan con instructor, harían buceo recreativo.






Cuando me apunté en la lista para hacer parejas, resulta que me quedé coja y no encontré "buddy" para bucear, por lo que me tocó bajar con el grupo de buzos certificados del nivel básico. A conforme que bajaba me arrepentía más, la gente se tomaba demasiado tiempo en compensar la presión de los oídos y la bajada con cuerda, debido a las corrientes, no agilizaba nada. 
Apenas toqué arena, sólo pude bucear unos minutos detrás de un grupo que me impedía ver gran cosa porque los animales se espantaban. Cuando me quise dar cuenta, ya era hora de subir… ¡terrible! un buceo tirado a la basura, no lo había aprovechado nada. 
Así que con todo mi enfado me fui a hablar con uno de los jefes del barco… y me dijo que me entendía y que lo sentía muchísimo, que intentase convencer a alguien de su grupo para que fuese mi pareja y yo me encargaba del buceo, así lo podía hacer de forma independiente. 
Pero no hizo falta, un chico más o menos de mi edad vino en seguida quejándose del anterior buceo y me dijo que si a mi no me importaba, él se venía conmigo, pero que él no era profesional. No me importó en absoluto, no estaba dispuesta a bucear de nuevo con ese grupo y no poder disfrutar lo más mínimo de la Gran Barrera de Coral. 










Así que con mi nuevo "buddy" trazamos una ruta a seguir y después de dejar el tiempo estipulado entre un buceo y otro, nos lanzamos al agua por nuestra cuenta. Él me seguía a mi, y los dos nos compenetramos muy bien durante el recorrido, hasta que decidimos desviarnos porque vimos una sepia enorme y estuvimos siguiéndola para hacerle fotos. 
Perdimos la ruta, pero seguimos avanzando, la verdad es que el fondo marino no es gran cosa. Cuando cuento mi opinión a otros buceadores me dicen que es porque tengo mucha experiencia buceando en Las Islas Maldivas y que después de ese paraíso del buceo, cualquier cosa me parecerá poco. 
Yo no creo que sea cierto, que sea ese el motivo, aunque tengan parte de razón. La Gran Barrera de Coral en la actualidad está demasiado visitada, desgastada, no cuidan tanto el fondo ni se preocupan como lo hacen en Maldivas y estoy segura que en muchos otros lugares… todo influye, y por supuesto la zona donde vayas a bucear, que en ese sentido, nosotros elegimos un arrecife muy alejado de la costa, algo positivo. 










Después del segundo buceo, estaba más animada pero aún quería ver mas cosas… no me pareció en absoluto que los arrecifes estuviesen vivos como me los imaginaba. El barco se movió y avanzamos un poco más para que los que teníamos un tercer buceo pendiente, pudiésemos disfrutarlo en una zona aún mas alejada de la costa. Los demás, como era el caso de Carol, se quedaban en el barco o bien podían hacer esnórquel por la zona. 
Aprovechamos para comer algo en el buffet de ensaladas y frutas que ellos mismos ofrecían, y hacernos algunas fotos y tomar algo el sol… la verdad es que disfrutamos mucho el día. 



Y ya en el último buceo Sam y yo, así se llamaba mi "buddy", volvimos a descender casi a 32 metros para disfrutar de nuevo. Es cierto que había un poco de más vida en esta zona, incluso vimos un "Lyon fish", pero aún se encontraba lejos de mis expectativas… 


En este último tramo, tuvimos un problema. Sam tenía perforado su chaleco y empezó a perder aire por el agujero, por suerte estuvimos controlando todo el tiempo en las bombonas, tanto su nivel de aire como el mío y pudimos evitar un mal mayor. 
Comenzamos el ascenso antes de lo previsto y una vez en la superficie, empezamos a nadar dirección al barco. Sam no tenía flotabilidad, ya que su chaleco no se inflaba, por lo que tuve que cargarle en mi espalda, con ambos equipos y empezar a nadar juntos como podíamos. 
Hicimos varias veces la señal de ayuda pero la gente de Tusa 6 no nos veía, así que seguimos nadando como podíamos hasta que una embarcación pequeña, muy muy cutre, se acercó. Llevaba gente para hacer esnórquel y el que lo manejaba era un hombre muy poco agradable. Empezó a decirnos lo que estábamos haciendo mal en vez de dejarnos incluso apoyarnos para que descansáramos. Le dijimos que llamase a nuestro barco, pero el "señor" dijo que no podía desviarse de su ruta y nos deseó suerte. Desde luego que si nuestra vida dependiese de aquel hombre, no estaría hoy escribiendo. 
Después de un buen rato nadando en el que no perdimos la calma ni el sentido del humor, por fin nos vieron los de nuestro barco. Sam estaba avergonzado, decía que una mujer le había estado llevando a cuestas y con los dos equipos de buceo y que él no podía hacer nada. La verdad es que bajo el agua hubo momentos tensos, pero nada preocupante. Todo se solucionó y vivieron a recogernos. 
Esta es la foto que Carol hizo de la lancha antes de ir a rescatarnos. Sin duda una anécdota para contar.






Carol también hizo foto del momento en el que volvimos al barco y al final acabamos riéndonos y todo quedó en una historia más … De regreso a la ciudad estuvimos tomando fruta, charlando y descansando, que había sido un día agotador aunque lo disfrutamos mucho. A mi amiga le encantó su primer contacto con el mundo del submarinismo … así que quizás tenemos aquí a una futura buceadora.













El equipo de Tusa 6 fue increíble en todo momento, sin duda lo recomiendo con los ojos cerrados. Una experiencia fantástica y un servicio exquisito. Son gente joven, experta y muy dinámica. Las instalaciones están genial y en definitiva, ¡son un equipo fabuloso! 




¡¡¡Hasta la próxima!!! 


Leer post anterior                            Ir al siguiente post


6 comentarios:

  1. Hola Sandra, Soy de Mexico, he estado leyendo tus post desde que llegaste a Australia, no me he podido despegar de la pantalla!, realmente muchas felicidades, pocas personas hacen lo que tu has hecho, y me da mucho gusto!, Yo tengo pensado ir a vivir a Australia a mediano plazo, y los tips que has puesto me parecen geniales! Sigue así!!!, y cuéntanos tus aventuras!, Muchas Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Muchísimas gracias por tu comentario....me alegro que te guste lo que escribo y espero seguir teniéndote por aquí... :)

    Mucha suerte con Australia... y cualquier cosa que necesites aquí estoy

    ResponderEliminar
  3. Hola Sandra! Enhorabuena por tu blog. Lo leí del tirón al regresar de mis vacaciones en Maldivas. Sigue haciéndonos partícipes de tus alegrías y tus penas. Porque sí, estar fuera de casa es una experiencia maravillosa, pero también tiene su cara negativa. Si algún día te animas a venir por Rusia, aquí tienes a una española dispuesta a enseñarte los rincones de Moscú.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Obarra!

    ¡¡¡Muchísimas gracias por tu mensaje!!! Espero que lo pasarais genial en Maldivas y que no estéis con demasiada morriña :p

    Rusia es uno de mis destinos pendientes y muy a la cabeza de mi lista, así que te tomo la palabra y te avisaré. Hazme un favor: sigue la página del blog en Facebook, que tienes la opción en la parte superior a la derecha de esta página, por si se me pasa escribirte, que me lo recuerdes al ver que voy para Moscú jajaja no quiero perder la oportunidad.

    Si vienes por Shanghai, China... cuenta conmigo para lo que necesites ;)

    ResponderEliminar
  5. Te descubrí por casualidad, pero me parece muy atractiva tus aventuras. Yo trabajo en Namibia y aprovecho las oportunidades para conocer el país y darlo a conocer a colegas y amigo. Te deseo suerte y seguiré navegando contigo.

    ResponderEliminar
  6. Hola José Alberto! Gracias por tu mensaje y tus bonitas palabras... muchísima suerte a ti también y seguiremos en contacto entonces! :)

    ResponderEliminar